sábado, junio 21, 2008

SISTEMA DE CONTINGENCIAS, de Francisco Alemán Páez.


Parece que últimamente estoy conociendo a todos los autores que voy leyendo. Esto me parece estupendo, saber qué cara tiene el poeta, tomar unas copas con el, compartir pensamientos, reírnos de cualquier cosa.
Francisco Alemán es un hombre que ha tenido que sufrir el S.I.D.A. (Síndrome de Inmuno Deficiencia Amorosa) varias veces para poder escribir esta magnífica obra. Realmente no sabría encajarlo dentro de los estilos a los que nos tienen mal acostumbrados. Este trabajo es eso, simplemente, un buen Libro. Personalmente me parece muy poético, crítico y lleno de humor negro y metáforas oscuras. Se trata de un tratado sobre el amor... ese gran desconocido... que pretende explicar científicamente los síntomas y las claves de esta putada. A través de encuestas surrealístas -pero científicas- el autor intenta que el lector, atacado de desamor, se cure. Y es que todo es matemática, todo es física, todo es poesía, ya no sé ni lo que digo, todo es nada y este sentimiento amatorio es capaz de abrir sus piernas y ya me callo.
Con sus Clausulas adicionales, su glosario de términos, su contrato de trabajo sentimental, su A.D.O.F.R.A.N. 20 mg y todos los aditivos que contiene este libro, podremos esclarecer el sentimiento indefinido que nos afecta a todos como la enfermedad típicamente incalculable.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiero hablar ¿Y ahora qué?

Quiero decir cosas, gritándolas bajito. ¿Y ahora qué?


Si tengo algo que decir, brazos que agitar y una bala en el tambor y un mordisco en la recámara y un infarto en un cuaderno y un ojo de cristal y ganas de salir por la ventana.


¿Qué tengo que hacer para que alguien me escuche? Porque me da miedo quedarme sorda.


Esta es una pregunta dirigida al crustáceo armado. Gracias.


Yo. (sin más nónimo)

Cangrejo Pistolero dijo...

Me gusta mucho este poema.
¿Quién eres?

Si quieres hablar; GRITA
Si quieres decir cosas; abre un blog
Si tienes un mordisco en la recámara; apunta bien
Si tienes ganas de salir por la ventana; no olvides las alas de repuesto
Lo que tienes que hacer para que alguien te escuche es convertirte en alguien.

Anónimo dijo...

No era un poema, sólo hablaba. Yo es que a veces hablo así :P


Soy una chica sevillana. Una vez me encontré un sobre con una semilla, era vuestro, y germinó.


Tengo que ser alguien. Eso tiene siete letras y diez mil significados.
Tengo que ser alguien.
Ponerme un nombre, y un sombrero, y una sonrisa, y entonces apuntar a la frente y a los corazones.
Es difícil ser alguien.


Me perdí el festival, y ahora en Julio me imagino que habrá poca cosa por sevilla ¿no?


Gracias por contestarme crustáceo guapo.

Yo (Ahora tendré que buscarme un nónimo)