lunes, enero 11, 2010

SEGUNDO ROUND


SEGUNDO ROUND

Tengo a mis amantes desnudas, desparramadas por el salón. Tienen tetas gordas –casi todas- y debe haber unas 11. Están boca arriba, de lado, lamiendo el suelo o mordisqueando las esquinas de los muebles. No hay quien las levante. Cuando quiero ir al servicio, a veces, piso la mano de una o aparto con el pié el pelo de la rubia. No lo hago conscientemente, lo que ocurre es que ya no les presto atención.
Si alguna se me acerca
le doy doble ración de sexo salvaje,
me la tiro
por los aires
y practicamos cosas que enrojecerían las mejillas del mismísimo
Marqués de Sade.
Pero…
Qué hacen ahí?
ni ellas mismas lo saben.

3 comentarios:

Malicia Cool dijo...

guapoooooooooooooooooooo...

Saray Pavón Márquez. dijo...

Me gustó mucho cómo te quedó este poema el otro día ;)

Un beso.

Cangrejo Pistolero dijo...

Gracias Saray y Malicia. El poema trata de una sensación que tuve uno de esos días en los que me quedo solo solo en el piso, y empiezan a aparecer los fantasmas de mis amantes...