jueves, diciembre 11, 2008

Crónica del Perforecital del Cangrejo Pistolero y la Carolain Band en la UHU.



El recital de ayer en la Universidad de Huelva fué uno de los más divertidos que hemos tenido.
Con el gran salón de actos hasta arriba de estudiantes, con el apoyo de los grandiosos Manuel Arana y Manuel González y con la ayuda de técnicos y colaboradores, abrimos el ciclo de Perfopoesía por todo lo alto.
Después de la magnífica presentación de los Chichimecos donde nos tacharón de nécoras cañoreras y la banda de la carolina, emitimos el vídeo de Perro Oeste y salimos a escena.
Los medios técnicos no quisieron que tuviésemos música electrónica en todo el acto pero el magnífico público y sus ganas de participar hicieron del perforecital toda una fiesta. Esto unido a los dedos de Charco bailando sobre las cuerdas de su bajo consiguió llenar el ambiente de música y poesía.
No se lo que pensarían los chicos del progama TESIS, que nos grabaron una entrevista canallesca por los pasillos de la UHU y también estuvieron capturando las imágenes del recital completo, pero no paraban de sonreir. Yo creo que se lo pasaron muy bien.


Y como no podía ser de otra forma, los malditos Chichimecos REVENTARON el recital despuyés de que yo recitara el Ti ki ti ki ti. Hay que tener cuidado con estos dos terrorístas poéticos. Subieron al escenario dando gritos, se quitaron el abrigo y lucieron dos camisetas rojas con la cara de Juan Ramón Jiménez al grito de MANTECÓN. Recitaron un poema a la vez que destrozaban una flor de plástico y tiraban sus pedazos al respetable.

Queridos Chichimecos, os la debemos. Y si, es una amenaza.

Lo mejor del recital fué cuando hicimos el poema ruleta con un chico y una choca del público. El chico, del club deportivo de no sé donde, lucía un bonito chandal azul y una melena rizada, y tenía menos verguenza que este que esribe. Fué muy divertido y todo salió muy bien.


El poema ruleta consistía en un recital a tres voces donde yo iba diciendo nombres de poetas y los chicos recitaban adjetivos como ñoño, lírico, estúpido, pendenciero, etc. De esta forma y de manera completamente azarosa, los poetas se calificaban.

Cuando tiramos los tres glogos amarillos al público mientras Dalton Trompet recitaba la Poesía Globalizada, sacamos a otro chico de chandal, esta vez con la marca Nike, que recitó uno de los poemas que se encontraban dentro de uno de los glogos. Él se autoproclamó "el chico nike". Más de uno se llevó un bonito globazo mientras rulaban de manotazo en manotazo por el salón de actos.

La verdad es que fué toda una experiencia. En breve colgaremos más imágenes y vídeos.
Mientras, a pensar en la venganza.

1 comentario:

manolo g. dijo...

esperamos la revncha!