martes, octubre 07, 2008

Libro de viajes IX

La depuradora del estanque
es una incomprendida.
Los patos prefieren la mierdura
a la pureza.
Después no quieren
que los juzguemos.



El café, el rico café de Portugal, viene directamente en sacos desde Brasil. Lo traen en sus picos palomas mensajeras amaestradas. No tienen contrato fijo, pero muchas lo hacen por pura vocación.


El suelo de pequeñas piedras negriblancas de este poblado fue diseñado por un arquitecto loco que donó sus órganos a la ciencia cuando aún dormía la siesta.
Su familia sigue creyendo que fue un suicidio.


El viento tenía vocación de peluquero,
pero únicamente
despeina
a todos sus clientes.

3 comentarios:

luna dijo...

Cuando desees.Cangrejo.

Nacho Montoto dijo...

Buena pinta.

iNestaBlë dijo...

Que gran animal el pájaro que no come alpiste!. Por ahora no puedo leer ese libro, pero lo apuntaré en el inventario de libros propicios para no estudiar. Ahora mi literatura se reduce a formalismo cuántico i, a veces, electrodinámico i así hasta diciembre... nos vemos los jueves (o algunos)!




i