sábado, octubre 18, 2008

El Cangrejo Pistolero y la Carolain Band en Córdoba




Efectivamente.
El pasado martes día 14 de octubre estuvimos en la ciudad de Córdoba presentando nuestro PERRO OESTE, RECITAL DE PERFOPOESÍA. El salón de actos donde recitamos se encontraba en uno de los barrios de la ciudad.
Este acto poético está enmarcado dentro de un ciclo de actuaciones en distintos distritos culturales de la ciudad organizado por el Ayuntamiento de Córdoba. El edificio de FEPAMIC fué el lugar elegido para esta primera intervención del Cangrejo y la Carolain.

La música electrónica fué sin duda la guinda que dió sabor a nuestros poemas. Manuel Relinque, es decir, El Niño Atún, puso sonidos a nuestras intervenciones junto al incombustible y ya clásico en la Carolain Band, Charco (Rafa Máiz), que tocó el bajo con sabiduría.

Como podéis ver en las fotos, Yellow Ping se bufoneó mientras jugaba con un globo amarillo lleno de poemas que acabó cayendo en las manos del público. Nuestros poemas de desengaño social incluían trompetas, penes amarillos de papel con versos de Raúl Núñez, petacas, licores y una introducción en vídeo que nos abría camino en la llanura.

El próximo recital lo tendremos el día 28 (martes) también en Córdoba en el Centro Cívico Centro. (Plaza de la corredera) a las 19.00 h.

Allí os esperamos.


Os dejo con uno de mis nuevos poemas que también interpreté ese día.
Se titula

CONFESIONES

Confieso que he vivido,

aunque no lo suficiente,

que las religiones me dan pena

y la muerte me da risa.

Confieso que me llevaron

más de una vez en taxi al piso

y al día siguiente

no me acordaba de nada.

Confieso haber tocado las tetas

de Madmoiselle Espina

en la boca de una esquina

con siete puertas.

Confieso haber comprado

mil cosas inútiles

a precios inútiles

y haberme sentido importante

por tener un objeto bello,

que me gusta tragarme sólo mis miserias

y acabar de vez en cuando

a la 6 de la mañana

llamando hermano

a algún desconocido.

Confieso que lloro, claro, como todos,

aunque aprendí a hacerlo para adentro

y no molestar así a los vecinos.

No es ningún secreto

que escondo perlas de sal

en cuevas donde nadie

podrá nunca admirarlas,

que tengo la edad perfecta

para pasar de largo

por mi segunda adolescencia.

Confieso que después de jugar limpio

contra el sistema

el sistema me pateó las costillas,

y sus hombres de paja

se rieron en mi cara

y ni los abogados pudieron parar

su tromba de pedradas,

también confieso

que os la tengo

guardada.







2 comentarios:

tournesols dijo...

¡Este martes estáis obligados a secuestrarme con vosotros!

*

Cangrejo Pistolero dijo...

El día 28 te vienes con nosotros de cabeza!!!